La Ciudad en la Prensa

Sed de agua potable en zonas rurales

IMG_0074
Los hermosos paisajes rurales de Manizales y Caldas contrastan con las dificultades de acceso al Agua de calidad. En Manizales, más del 70% de los acueductos veredales distribuyen agua No apta para el consumo humano. Foto Acebedo.

Por: Editorial La Patria.

184 familias de la vereda Tapias de Neira (Caldas) padecen día a día por la falta de agua potable, como lo mostró un informe publicado la semana pasada en este diario. Sus habitantes tienen que atravesar el río Tapias e ir hasta Irra, en Quinchía (Risaralda), para poder surtirse del líquido para preparar los alimentos. Para los demás quehaceres no tienen más opción que echar mano de las aguas contaminadas del afluente que le da nombre al poblado, exponiéndose a sufrir de toda clase de enfermedades. El alcalde de Neira se ha mostrado preocupado por lo que ocurre en esa población, pero no parece encontrar soluciones concretas para evitar un hecho tan vergonzoso, y solo confía en que con recursos del Plan Departamental de Aguas algún día pueda hacerse algo.

No obstante, el problema no es exclusivo de Neira. Todos los municipios caldenses sufren situaciones similares, o incluso más graves, en distintas zonas, pero es poco lo que se hace para garantizar que en las áreas rurales se pueda disfrutar de un agua de calidad como la que se distribuye en la mayor parte de las ciudades. Y, para no ir más lejos, en el propio municipio de Manizales se sufre un grave desequilibrio en este sentido que termina afectándonos a todos, pues siempre se ha dicho que el agua de esta capital es de las mejores que se tienen en el país, pero con lo que pasa en las veredas manizaleñas se opaca lo bueno que ocurre en las zonas urbanas.
Por eso es que en el reciente estudio del Índice de Riesgo de la Calidad del Agua (IRCA) en Colombia, dado a conocer por el Instituto Nacional de Salud (INS), Manizales aparece con tan mal puntaje, solo superado por Mocoa (Putumayo) e Ibagué (Tolima), y ahora es Barranquilla la ciudad que aparece con la mejor agua del país. La capital caldense tiene un índice del 43,92%, que resulta de promediar la excelente calidad del agua que se ofrece en el casco urbano con el pésimo nivel de la oferta en los corregimientos y veredas del Municipio de Manizales.
Al conocerse este informe, Aguas de Manizales explicó que tales resultados obedecen a que las muestras tomadas para el estudio no corresponden a redes operadas por esa empresa, y que el líquido ofrecido en la ciudad tiene un IRCA del 0%, lo que significa que es apta para el consumo humano, incluso desde la llave sin necesidad de hervirla. Tales argumentos son ciertos, pero lo triste es que la empresa hoy solo llegue a veredas como San Peregrino, Alto y Bajo Tablazo y un sector de La Cabaña, y que el resto del área rural del Municipio de Manizales no sea atendido, y que sus pobladores se vean obligados a consumir un líquido que puede enfermarlos. Con razón el Coeficiente Gini, que mide las inequidades del desarrollo humano en el territorio, es tan desfavorable en nuestro caso.

Esta situación evidencia los desequilibrios que tenemos entre el campo y la ciudad, y una de las razones que llevan a los campesinos a querer irse de sus fincas a buscar mejor suerte en las áreas urbanas. Si queremos retener a las familias del campo en esas zonas, para que sigan siendo parte fundamental de las cadenas de producción de alimentos y logren niveles dignos de vida, no podemos seguir pensando que lo importante es que en la ciudad tomemos la mejor agua y que lo demás no importa. Es necesario que Aguas de Manizales idee las estrategias que permitan mejorar la calidad del agua en las zonas que aún no atiende, ya que además en las mediciones del INS seguiremos saliendo con pésima calificación.

Tomado de La Patria (11/04/2016): http://www.lapatria.com/editorial/sed-de-agua-potable-en-zonas-rurales#sthash.D3uJernb.dpuf

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *