La Ciudad en la Prensa

Movilidad sostenible: camino para que Medellin respire

image_content_25969079_20160507143823Por: José F. Loaiza Bran (El Colombiano)

Domingo, 08 de mayo 2016 00:09:00

Con la certeza de que los vehículos representan el 80 por ciento de las emisiones contaminantes del Aburrá y que las condiciones del aire han llegado a niveles críticos para la salud en la región, además de las dificultades cada vez más marcadas para los desplazamientos diarios, a Medellín no le queda otra opción que decidirse por favorecer formas de movilidad eficientes y con menores impactos en el medio ambiente.

La Administración Municipal reconoce esta necesidad ante la cual dedica una de las siete líneas del proyecto de acuerdo para el Plan de Desarrollo 2016-2019, propuesta radicada por el alcalde Federico Gutiérrez y que el Concejo analiza este mes.

Incluso en el Congreso de la República hay un proyecto de ley para promover la movilidad sostenible a partir de incentivos y beneficios para quienes se inclinen por utilizar vehículos más favorables con el medio ambiente.

Movilidad insostenible

Para la coordinadora del programa de Ingeniería Civil de la Universidad de Antioquia, Claudia Marcela Aldana, “la sostenibilidad es satisfacer las necesidades de la generación actual, sin comprometer las generaciones futuras”. Desde su punto de vista y el de diversos expertos, el modelo bajo el cual se moviliza la gente en Medellín es insostenible.

Según la última Encuesta Origen-Destino, realizada en el Aburrá en 2012, cada día se pueden registrar en promedio 5,6 millones de desplazamientos en el área metropolitana. El medio de transporte más usado es el bus, seguido de la caminata, luego están el automóvil, la moto y la bicicleta.

Tenemos 2053 kilómetros de vías para automóviles —corredores que se colapsan cada vez con más frecuencia ante el creciente parque automotor que hoy se calcula en 1’200.000—, alrededor de 300 puentes vehiculares, 45 kilómetros de ciclorrutas y 4100 kilómetros de andenes.

El secretario de Movilidad de Medellín, Juan Esteban Martínez, subraya que desde 2005, cuando se practicó el mismo estudio de movilidad, la utilización de modos motorizados para el desplazamiento cotidiano ha crecido en 61 por ciento.

En el plan de Desarrollo

El titular de Movilidad en Medellín subraya que el proyecto de acuerdo del Plan de Desarrollo propone una inversión de 1,5 billones de pesos durante el cuatrienio procurando responder a tres retos: la integración de la ciudad con la región y el país, mejorar la movilidad y la gestión de sistemas públicos de movilidad.

Del primero de estos objetivos, al cual la propuesta dedica 311.000 millones de pesos, Martínez destaca proyectos como la estructuración del sistema férreo multipropósito para carga, pasajeros y basuras, iniciativa en la que ya se trabaja con la Gobernación de Antioquia y el Área Metropolitana. También adelantar un estudio logístico de carga, ya que encuentra que la movilidad de camiones es una de las dificultades que hoy tiene la ciudad.

Los proyectos incluyen compromisos con la financiación de obras de carácter regional y nacional como el túnel de Oriente y las Autopistas de la Prosperidad.

Para mejorar la movilidad, con el convencimiento de que se reducen las emisiones con desplazamientos más fluidos, se destinan 655.000 millones de pesos. Entre las iniciativas están las obras necesarias para implementar el tranvía de la 80, la terminación de la avenida Regional hasta la autopista Medellín-Bogotá, obras complementarias al puente de La Madre Laura y al de la calle 4 sur e incluso una prueba piloto de carriles exclusivos para motos.

Para la gestión de sistemas de movilidad se presupuestan 558.000 millones de pesos. Los proyectos incluyen el cable de El Picacho, otros contemplados en el Plan Maestro del metro y el fortalecimiento de metroplús. También el beneficio de la movilidad no motoizada con la construcción de 35.000 metros cuadrados de redes camineras y 80 kilómetros de ciclorrutas y 2.00 cicloparqueaderos instalados.

Un momento crítico

Frente a las propuestas del Plan de Desarrollo, Carlos Cadena Gaitán, integrante del colectivo La Ciudad Verde y experto en movilidad sostenible, señala que los indicadores son cada vez más preocupantes.

“La crisis de contaminación del aire nunca antes vista en esta ciudad, está directamente relacionada con el modelo de movilidad que hemos construido”, anota. Y agrega otra crisis, la de mortalidad en motocicleta.

“Estamos a tiempo de prevenir la gran catástrofe de movilidad urbana que ya sabemos que viene si no cambiamos la tendencia radicalmente”, advierte.

Para Cadena, “el plan de desarrollo se queda corto para promover esa transformación hacia un sistema de movilidad más sostenible”.

A su juicio, el aporte más inmediato que puede tener la ciudad en favor de la movilidad sostenible es una inversión equitativa para los modos sostenibles.

“No es viable continuar invirtiendo la mayor parte de nuestro presupuesto en movilidad e infraestructura para el Rey Carro, mientras que destinamos muy poco a promover la caminata, la bicicleta, y el transporte colectivo limpio”. Advierte que bajo su análisis el plan de desarrollo destina únicamente 50.000 millones de pesos para la construcción de cicloinfraestructura, mientras deja más de un billón para obras viales.

“No hay nada más efectivo costo-beneficio que las inversiones en promover el ciclismo urbano. Construir infraestructura de calidad, programas de incentivos positivos (horas libres, bonos, puntos para acceder a algún servicio, lockers y duchas), equipamientos de ciudad (cicloparqueaderos, bebederos, etc), vale una mínima fracción de lo que vale construir nuevas vías. Además, se puede adelantar en mucho menos tiempo”, concluye.

Proyecto de ley

En el Congreso de la República comenzó su curso una iniciativa que busca promover la movilidad motorizada sostenible. El representante a la Cámara por Antioquia, Federico Hoyos, del Centro Democrático, destaca que el proyecto de ley, que en principio será objeto de análisis por las comisiones sextas del Senado y l aCámara de Representantes, cuenta con un apoyo generalizado de todos los partidos.

La iniciativa, a la que Hoyos hace fuerza para que sea una ley vigente en 2018, establece incentivos en impuesto de rodamiento, revisión técnico mecánica, impuestos, tarifas de parqueo, exención de pico y placa y pago de semaforización a quienes opten por utilizar vehículos que funcionen a partir de energía eléctrica, gas natural y otros más de propulsión alternativa.

Aunque el diagnóstico de la mayoría de los expertos en movilidad subraya que lo más efectivo para disminuir la afectación al medio ambiente por las emisiones de fuentes móviles son los sistemas de transporte masivos con tecnologías limpias, apunta a que siempre la construcción de estos sistemas demanda tiempo, inversiones y fuentes de financiación. Con esta norma se busca incidir desde la decisión de compra de cada persona.

“No es un proyecto para favorecer a los compradores de carros, sino para mejorar la calidad del aire”, destaca el representante Hoyos, autor de la iniciativa, que cuenta con asesoría técnica de EPM y la participación del Findeter, la Secretaría de Movilidad y colectivos ciudadanos ambientalistas.

$ 1,5 billones, del presupuesto de Medellín se invertirán en movilidad hasta 2019.

125 kilómetros de ciclorrutas tiene como meta llegar a tener Medellín en cuatro años.

Tomado de: http://www.elcolombiano.com/antioquia/movilidad-sostenible-camino-para-que-medellin-respire-MH4108259

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *