La Ciudad en la Prensa

¿Bicirrutas o virtualrrutas?

as-sera-la-nueva-infraestructura-para-bicicletas-en-colombia-body-image-1455670959
Ciclorrutas.
as-sera-la-nueva-infraestructura-para-bicicletas-en-colombia-body-image-1455671194
Ciclobandas
as-sera-la-nueva-infraestructura-para-bicicletas-en-colombia-body-image-1455671613
Ciclocarril preferencial

Por: Luis Acebedo, Profesor Universidad Nacional de Colombia

El posicionamiento de la bicicleta como medio de transporte alternativo en Colombia se ha dado principalmente por la presión de grupos de ciudadanos interesados en la movilidad sostenible y en lograr espacios dignos para los ciclistas; por la gestión de empresas que desarrollan programas para estimular su uso entre sus empleados y también como consecuencia de la implementación de las ciclovías los domingos. En mucha menor medida, por el liderazgo de los gobiernos locales, para quienes la construcción y ampliación de vías vehiculares ha representado las mayores inversiones del presupuesto público.

Según la Contraloría General de la Nación (2014), de los 41 mil millones de pesos que Manizales invirtió en transporte, el 82% se hizo en construcción y mejoramiento de vías, el 11% en Sistema de Transporte Masivo, el 7% en planes, educación y dotación de equipos. Solo a partir de 2015 Manizales comenzó a implementar algunas de las tres opciones previstas de movilidad en bicicleta (ciclobandas, ciclocarril preferencial y ciclorrutas). Primero se construyó una ciclobanda de 1 km en la Avenida Centenario cuyas características técnicas dejan mucho qué desear. Esta modalidad se caracteriza por ser una franja de espacio designada para el uso de bicicletas que está demarcada visualmente pero no físicamente. La segunda acción fue el ciclocarril preferencial que se usa en vías de varios carriles en las que uno de ellos se designa como prioritario para bicicletas. El problema es que esta tipología se usa para vías en donde no se desarrollen velocidades superiores a 30 km/h, pero en Manizales se dispuso sobre las principales avenidas del flujo vehicular de la ciudad, poniendo en serio peligro a todos los ciclistas.  Hoy Manizales no cuenta con ciclorrutas, es decir, aquellas vías en las que las bicicletas viajan separadas físicamente de otros vehículos y también de los peatones. El argumento es que la falta de vías amplias no permite tener carriles exclusivos para bicicletas. Los estudios de movilidad que hizo la Universidad Nacional demuestran técnicamente que sí es posible tener una red de ciclorrutas por toda la ciudad. ¿Por qué el nuevo POT en discusión no las incorporó? Porque los administradores públicos, siempre tan acuciosos en cuidar su electorado, actúan bajo el falso imaginario de que las vías para carros dan muchos votos, mientras que el espacio público y la movilidad alternativa, no.

Es muy probable que los ciudadanos seamos culpables de dicho imaginario, pues siempre estamos pidiendo más vías para los carros, bajo el falaz argumento de que mientras más amplias sean las vías mejor será la movilidad.  Fiel a este imaginario actuó el actual secretario del Medio Ambiente el pasado 22 de abril, cuando decretó el día de la bicicleta con el objetivo de compartir el “ciclocarril preferencial” con el transporte vehicular. En términos prácticos, no hubo “día sin carro” y tampoco “día de la bicicleta”, puesto que no se implementó ningún cambio en la movilidad: carros, buses, motos y bicicletas siguieron compartiendo la misma vía. Entonces, se nos adelantó el día de los inocentes sin darnos cuenta.

Expertos internacionales en el tema de las bicicletas como Andreas Rohl sostienen que el ciclismo debe ser abordado en primer lugar desde la planificación, tan ausente en nuestra ciudad, y en segundo lugar como un modo normal de transporte integrado a la red de conexión de movilidad, bien sea segregado o compartido con baja velocidad; esto último es lo que se conoce como Zona 30. Yo complementaría diciendo que las bicicletas tienen que hacer parte del Sistema Integrado de Transporte, articuladas al Sistema de Espacio Público. También es muy importante diseñar una política de educación ciudadana que permita entender el uso de los diferentes sistemas, las normas de tránsito, la cultura de la movilidad, jornadas de sensibilización, congresos de movilidad sostenible, entre otros. Estimular la creación de muchos más talleres de mecánica que capaciten a los ciclistas en mantenimiento y oferten repuestos e insumos. Y por último, concretar el urbanismo para las bicicletas, articulado al proyecto Ciudad Universitaria, para pasar de las virtualrrutas a las ciclorrutas.

En lo inmediato, no sería mala idea que por lo menos pongan a funcionar el mecanismo de enganche de las bicicletas y simplificar el acceso al sistema.

Tomado de: http://www.lapatria.com/columnas/214896/bicirrutas-o-virtualrrutas#sthash.9lnaXXAb.dpuf

 

Share

1 thought on “¿Bicirrutas o virtualrrutas?

  1. La ciclo banda de la Avenida Centenario, que contractualmente ejecuto la Administración Municipal como una “ciclo ruta”, mas allá de incurrir en deficiencias técnicas, este proyecto raya con el peculado y la destinación indebida de recursos públicos, ya que lo que allí se prometió hacer no satisface las necesidades que buscaba entregarle a la comunidad. Vemos ejemplos como que los anchos de las bandas para la circulación de bicicletas es de 93 cm, cuando la norma internacional indica que el ancho mínimo debe ser de 1.20 mt. y asi podríamos nombrar otros ejemplos mas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *