Línea Sociedad Espacio Naturaleza

Lluvia de ideas en la primera jornada del Taller Internacional Estudios del Paisaje.

Por: Luis Fernando Acebedo Restrepo
Profesor Asociado Universidad Nacional de Colombia.

Panorámica del auditorio en el día de inauguración del Taller Internacional. Foto Acebedo.
Geógrafo Juan Francisco Ojeda Rivera, Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, España.

Ayer inició formalmente el “Taller Internacional Estudios del Paisaje. Paisajes Culturales Productivos” en el auditorio principal del Campus La Nubia de la Universidad Nacional de Colombia sede Manizales.  Un selecto grupo de asistentes provenientes de universidades, sociedad civil, empresarios y representantes de instituciones de gobierno, se convocaron para iniciar las reflexiones sobre el presente y futuro de los paisajes productivos, y muy especialmente del Paisaje Cultural Cafetero, inscrito hace un año  en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Luego de los himnos de Colombia y España, junto con los de Caldas y Manizales, entonados por la Orquesta de Cámara de Caldas, pasaron al atril los Hermanos Uribe, un dueto musical que amenizó el comienzo de la mañana con canciones tradicionales recreando diferentes facetas de la vida cotidiana en el proceso de conformación del territorio cafetero, bellamente acompañados con los instrumentos musicales de Orquesta.

El profesor Fabio Rincón, anfitrión del evento, recordó el principal reto del Paisaje Cultural Cafetero -PCC- orientado a construir región. Estableció un parangón entre los conceptos de universidad y paisaje por la comunidad de características comunes: diversidad de pensamientos e instituciones, capacidad crítica y analítica, incluso por su carácter subversivo y político en el mejor sentido de estos términos.

Sociólogo Fabio Rincón Cardona. Universidad Nacional de Colombia. Director del OPP.

Precisó la importancia de los observatorios, y específicamente del “Observatorio para la sostenibilidad del patrimonio paisajes” creado por acuerdo de distintas universidades públicas y privadas del Eje Cafetero, como parte fundamental de la institucionalidad del PCC, cuya misión fundamental es dar pistas a todos los actores para actuar en torno al paisaje. El paisaje es crítico, añadió, y la UNESCO lo declara justamente porque está en riesgo, tiene debilidades y debe ser adecuadamente intervenido.

Fernando Quiles García, coordinador de la Red Arquitectura Vernácula Ibeoramericana -AVI- anunció las primeras acciones que se tomarán luego de este primer Taller de Estudios del Paisaje, producto de los acuerdos desarrollados con el Observatorio para la Sostenibilidad del Patrimonio en Paisajes -OPP-. Habrá una plataforma virtual para difundir el patrimonio, dado el interés que han encontrado en la arquitectura y el paisaje cafetero. La red AVI centrará sus esfuerzos de cooperación con Colombia, especialmente valorando la arquitectura tradicional colombiana, debido a los recortes presupuestales producto de la crisis española que retrasarán su proyección a otros países latinoamericanos. En el mes de noviembre se planea una reunión en Sevilla, España, orientado a promocionar el PCC y definir tareas a futuro.

La conferencia inaugural estuvo a cargo del Geógrafo Juan Francisco Ojeda Rivera de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, España. La temática, “Paisaje, patrimonio y desarrollo contemporáneo”. Su intervención, hecha desde la perspectiva de una clase como él mismo lo planteó, fue muy rica en argumentaciones filosóficas que definen el paisaje desde las culturas más antiguas a partir de la emoción, los sentimientos, las percepciones y significados. Es por lo tanto, un patrimonio colectivo y democrático que no tiene precio, se construye y lo construyen los diferentes actores en su vida cotidiana. Para que un territorio se desarrolle –dice el profesor Ojeda- se necesita cierto crecimiento, pero el excesivo crecimiento económico puede opacar el desarrollo, cuando por crecer se le pone precio de mercado a los valores patrimoniales.

Así mismo, defendió la necesidad de defender y promocionar las singularidades patrimoniales como una característica fundamental de la inserción en las redes globales. Esto no debe suponer la pérdida de los principios básicos y éticos de la distinción cultural en un mundo ricamente diverso, pero desafortunadamente tendiente a la homogenización despersonalizada. Finalmente, defendió el carácter dinámico del paisaje y la necesidad de recrearlo permanentemente introduciendo innovaciones que lo cualifiquen y protejan.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *