Caleidoscopios Urbanos

Terminal sin terminar.

Por Luis Fdo. Acebedo R

Hace más de un año que está en funcionamiento la nueva Terminal de Transportes Intermunicipales de la ciudad de Manizales en el sector de Los Cámbulos, sin mayores avances en la culminación definitiva del proyecto. El esfuerzo de los arquitectos e ingenieros por diseñar una obra de apariencia moderna se ha visto opacada por la decisión de la administración municipal de abrirla al público sin terminar, por lo cual no ha permitido valorar este proyecto arquitectónico y urbanístico en su real dimensión y alcances.

clip_image003

Aspecto panorámico del área de espera de la Terminal Intermunicipal de Manizales.

Internamente, los espacios generosos de la sala de espera expresan una ausencia de mobiliario adecuadamente dispuesto para recibir a los viajeros. Las sillas se encuentran tiradas aquí y allá, no hay cestas de basura, mucho menos pantallas informativas que den cuenta de las horas de llegada o salida de las rutas; las puertas de salida no se encuentran debidamente señalizadas para reconocer las empresas que prestan el servicio o el lugar de abordaje de los pasajeros según su destino. Nada contribuye a la prestación adecuada del servicio del transporte como le corresponde a una Terminal intermunicipal de pasajeros recién inaugurada en donde se esperaría el cumplimiento de los máximos estándares nacionales e internacionales para la operatividad de este tipo de equipamientos.

Las plataformas de acceso a los buses intermunicipales siguen siendo lodazales que en períodos de invierno como los que estamos atravesando se convierten en verdaderos dolores de cabeza para los usuarios y conductores de los vehículos. Ellos deben acudir al ingenio y la iniciativa “paisa” para buscar soluciones inmediatas como por ejemplo, llenar los huecos a pico y pala para evitar estropear sus maquinas y brindar algo de seguridad al abordaje de los pasajeros.

clip_image005

 

 

 

 

 

Trabajos de mantenimiento de las plataformas de abordaje de taxis y microbuses a cargo de los conductores de servicio público.

Las obras de urbanismo asociadas a la seguridad y al confort de los peatones definitivamente no llegan, dejando a los usuarios a merced de las inclemencias del tiempo o sometidos a la constante amenaza de un accidente de tránsito.

clip_image008clip_image010

A la derecha, cruce a nivel sobre la Avenida Panamericana (Regional) sin semaforización para peatones. A la izquierda, aceras peatonales que terminan en cualquier parte, poniendo en peligro a los peatones.

Entre tanto, el mercado inmobiliario en los alrededores de la Terminal de Transportes comienza a reaccionar lentamente, tal vez por el hecho de que a un año largo de haberse inaugurado, este proyecto sigue inconcluso o en obra negra. De manera espontánea, van apareciendo pequeños negocios, algunas ofertas hoteleras de dudosa calidad, servicios al transporte, entre otros. Todos ellos van presagiando la suerte que le espera a un sector históricamente residencial sometido a las presiones de los particulares por los cambios de usos.

clip_image016clip_image017

A la izquierda, nuevos usos del suelo en los barrios residenciales contiguos a la Terminal de Transporte. A la derecha, lote habilitado como parqueadero del parque automotor de la Terminal y al fondo, uno de los primeros hoteles improvisados en el segundo piso de un restaurante.

imageUna triste sorpresa me llevé cuando recientemente visité como usuario estos equipamientos. El parqueadero externo, abierto al público, está sin pavimentos, ni señalización e iluminación; sencillamente un potrero de arena afirmada. Aún así, esta realidad no podría inquietarme puesto que ha sido una constante la entrega incompleta de las infraestructuras públicas por parte de esta administración. La verdadera sorpresa fue encontrarme con unos estacionamientos en donde resulta imposible parquear un vehículo porque no cuentan con las mínimas medidas requeridas. Los hay de 1,50 o de 2 metros de ancho, para el caso es lo mismo. Los ciudadanos desconcertados intentan infructuosamente utilizar estos parqueaderos rayando sus vehículos contra los andenes o golpeando a los otros carros estacionados. Es verdaderamente una ofensa a la inteligencia colectiva y una estafa al erario público.

Si las autoridades municipales aún no han sido capaces de entregar esta obra pública completamente terminada, adecuadamente dotada y con los estándares de calidad que se requieren, mucho menos podrá liderar los procesos de reordenamiento y planificación de los usos del suelo del sector para evitar su deterioro paulatino y progresivo. Sólo a estas últimas administraciones le cabe la responsabilidad histórica de haber construido unas nuevas infraestructuras que en vez de provocar la cualificación de los espacios públicos propios y adyacentes, signifique su deterioro progresivo, aún antes de haberlas terminado. La administración de Juan Manuel Llano en particular, bien podría caracterizarse como la de “la primera etapa”, con lo cual se intenta ocultar la improvisación y el mal gobierno de la ciudad.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *