La Ciudad en la Prensa

Nuevo Occidente quedó corto para tanta gente

 

Foto Manuel Saldarriaga
Foto Manuel Saldarriaga

Por: Rodrigo Martínez Arango

Publicado en El Colombiano (27/03/2016)

http://www.elcolombiano.com/antioquia/nuevo-occidente-quedo-corto-para-tanta-gente-XJ3812404

Para el año 2000, el sector de Pajarito, hoy Nuevo Occidente, tenía una población de 2.000 personas, de ellas 1.845 habitaban dos invasiones en la finca Nazareth, en La Autora, y en Pedregal Bajo, el resto, 155, eran propietarios de fincas y casas campesinas.

El sector de Pajarito, a pesar de haber sido incorporado como parte del suelo urbano, a partir del Acuerdo 01 de 1994, no se urbanizó en esa época debido a la carencia de las infraestructuras de servicios públicos y conexiones viales para vincular los diferentes sectores entre sí, con el entorno y el resto de ciudad.

En el Plan de Desarrollo 2001-2003 se proyectó la construcción allí de 20.000 viviendas para disminuir, en un 32 %, el déficit en Medellín, en especial para afectados de la ola invernal, desplazados por la violencia y personas que perdieron sus casas por un incendio en el barrio Moravia.

En 2004 construyeron las unidades La Huerta y La Aurora y en 2005 entregaron los primeros proyectos de viviendas de interés social, Puerta del Sol y Las Flores.

La edil de la comuna 60, Ana Lucía Zapata, indicó que la situación de convivencia hoy es difícil, porque no hicieron parqueaderos en muchas unidades ni salones sociales, tampoco establecimientos de comercio.

Dijo que no tienen sedes para el adulto mayor, reuniones comunales ni para las personas con discapacidad.

 

Por su parte, el concejal de Medellín, Jesús Aníbal Echeverri, agregó que en estos momentos varias viviendas están desconcectada de los servicios públicos, porque las familias no tienen con qué pagar.

“Allí hubo mala planeación, mal diseño, mala ejecución y no hubo acompañamiento estatal. Entonces, se encuentra una carnicería en un segundo piso, un bailadero o un bar en un tercero, por eso hay muchos conflictos, faltan más aulas, centros de salud, recreación, a lo que se suman las plazas de droga, la extorsión y el alto desempleo”, dijo.

El arquitecto urbanista Luis Fernando Arbeláez, comentó que allí construyeron viviendas, mas no ciudad. Les faltó la arquitectura de primer piso con espacios públicos, equipamiento, calles, parqueaderos, comercio, servicios, sitios de encuentro y todo lo que configura un contexto urbano.

Primó lo cuantitativo, en el sentido de satisfacer y llegar a una meta de viviendas que se habían fijado, sobre lo cualitativo que permite a sus habitantes llevar una vida social digna en el territorio que ocupan”.

Recomendó hacer un alto en el camino y no seguir con la construcción de más viviendas, hasta que no se solucionen los problemas de equipamientos, vías y otros especias sociales que la comunidad requiere.

El ingeniero Luis Gonzalo Mejía, experto en estructuras , coincidió con Arbeláez en el sentido de que hay que parar la urbanización en esta ladera. “Mi propuesta es que hay que acabar con la megalomanía que tiene Medellín porque ya estamos apeñuscados”.

 

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *